Loading...
Ingredientes
  • ¾ taza quinoa blanca cruda
  • ¼ taza agua purificada
  • 1 diente de ajo, picado
  • ½ cucharita sal
  • ½ cucharita albahaca seca
  • ½ cucharita orégano seco
  • ¼ cucharita romero seco
  • Pimienta al gusto
  • Aceite de oliva o en aerosol
  • Salsa de tomate, al gusto
  • Queso mozzarella fresco, al gusto
  • Hojas de albahaca, al gusto
Elaboración
  1. Colocar la quinoa en una taza medidora grande o en un bowl. Agregar 2 tazas de agua hirviendo y dejar reposar 30 minutos.
  2. Escurrir la quinoa y lavar con agua.
  3. Colocar en la licuadora la quinoa, ¼ taza de agua, ajo, sal, albahaca, orégano, romero y pimienta. Licuar hasta que tenga una consistencia lisa, te puede tomar un poco de tiempo.
  4. Calentar dos sartenes antiadherentes medianos o dos sartenes para crepas. Engrasar muy bien y verter la mitad de la mezcla en cada sartén.
  5. Dejar cocinar a fuego medio bajo durante 6-8 minutos. Pasado el tiempo voltear con cuidado y cocinar otros 6-8 minutos más o hasta que quede bien dorada por los dos lados. Si un lado no está bien dorado, voltear y dejar cocinar unos minutos más.
  6. Precalentar el horno a 220°C (para dorar muy bien la pizza y derretir el queso).
  7. Colocar las pizzas en una bandeja para hornear ligeramente engrasada y cubrir con tus ingredientes favoritos o como yo la hice con salsa de tomate y queso mozzarella para hacer una versión de pizza marguerita.
  8. Colocar en la parte más cercana a la flama del horno y hornear hasta que el queso se haya derretido y la masa se haya dorado, unos 8-10 minutos.
Notas
En vez de remojar la quinoa por 30 minutos en agua hirviendo puedes dejarla remojando toda la noche u ocho horas (en agua a temperatura ambiente). Esto ya depende del tiempo que tengas.

Loading...

Opción sin lácteos: Omite el queso y sirve únicamente con vegetales y salsa de tomate.

TIP: Si quieres que quede muy dorada y crujiente entonces deja más tiempo la pizza en el sartén, ya que al cubrir la pizza con salsa de tomate esta pierde un poco la firmeza. Todavía la puedes comer y levantar con las manos, pero si eres de los que te gusta muy crispy o crujiente entonces te conviene dejarla más tiempo.

Loading...